Blog Archive

miércoles 12 agosto

Cómo se canta bingo

El Bingo es un juego divertido no sólo por lo impredecible del azar. Además, un componente de espectáculo que se produce cuando de consiguen las líneas y se tachan los números disponibles. En ese momento se canta Bingo y las expectativas del resto quedan anuladas.

Poniendo el foco en lo que viene siendo, “cantar Bingo”, se han ido creando llamadas basadas en las formas de cada uno de los números. Esto permite al conjunto de jugadores irse haciendo un esquema mental de la evolución de la partida, interaccionando con el resto y añadiendo un componente de suspense.

¿Quieres saber todas las posibilidades que existen? Te las revelamos en el siguiente post.

¡Comenzamos!

 

El número 2 y 22

El número 2 se parece en su trazo a un patito, y debido a ello su apodo es "el pequeño pato". Cuando sale el 22, el nombre cambia por “los dos patitos”, que usualmente se les menciona como "quack quack”. 

 

El número 11

Este número es fácil de recordar porque los dos parecen un par de patas. Y de ahí viene “las dos patas”, como apelativo habitual en cada ronda. 

 

El número 27 y 72

Si el número 27 es "un pato y una muleta", en el caso contrario el número 72 es una muleta y un pato. No da lugar a la imaginación. 

 

El número 77

Si el número 7 es sinónimo de suerte, entonces el 77 aporta el doble de suerte. Algunas personas suelen emplear el término "sietes dobles", "sietes de la suerte" o "dos pequeñas muletas" según se dé la ocasión. Por último, una alternativa más son los “palos de hockey dobles”. En lo que respecta al propio 7, el también llamado lucky seven puede ser una muleta, un revólver o una pipa. Tiene tantos nombres que cada uno los elige a placer según el momento. 

 

El número 4

Si escuchas cantar eso de “¿cuántas patas tiene la cama?”, no debe quedarte ninguna duda al respecto: están haciendo mención al 4. También suele llamársele “El Gato”, aunque no en todos los contextos. 

 

El número 9 

A veces, en lugar de poner apodos, algunos números obtienen reacciones singulares. El nueve, por ejemplo, no posee un significado concreto y único. Pese a ello, habitualmente viene vinculado a la frase “Levantale el rabo a la burra y bebe”.

 

El número 13 

Ya conocemos que el 13 está históricamente vinculado a la mala suerte. Por ello, no te extrañes cuando salga y lo reconozcan como “La mala pata”, o a través del dicho popular “ni te cases ni te embarques”.

 

El número 19 

A esta cifra se la conoce como “El Correo a Cuba”. Esto tiene una explicación histórica, ya que tradicionalmente el barco de correos que salía para Cuba desde las Islas Canarias, lo hacía el día 19 de cada mes. Una demostración clara de cómo los acontecimientos pasados tienen una clara influencia en las menciones propias del juego. 

 

El número 33

Otro nombre que tiene un potente significado tradicional. La bola 33 se ha ganado por derecho propio el apelativo de la “edad de Cristo”, haciendo referencia a los años que tenía cuando fue crucificado. Hoy en día es una de las menciones más populares a la hora de cantar el bingo. Es parte de la cultura popular. 

 

El número 48

El 48 es comúnmente referido cómo “El Borrego”, pero también “La Negra” o el “Muerto que habla”. Como puedes ver, no siempre hay una relación clara entre significante y significado. A veces ciertos atributos se crean a lo largo del tiempo mediante lógicas y bromas internas entre los jugadores, que acaban por trascender y se integran en el vocabulario popular del pasatiempo. 

 

El número 75 y 90

Según la versión a la que estemos jugando, estas bolas suelen conocerse como el “Fin del juego”, algo que se aplica más o menos en todas las versiones. En España y Reino Unido, donde se suele jugar con 90 bolas, es común ver como esta cifra es llamada “El abuelo”, debido a que es la última y más “longeva”. 

 

Otras denominaciones

Más allá del listado de números que hemos analizado a lo largo de este post, existen un sinfín de maneras y frases populares que aportan mayor riqueza. Si analizamos todo en profundidad podemos encontrar variaciones como “Las banderillas” (11), “La docena” (12), “Navidad” (25), “La cebolla” (63), “El Matrimonio” (81), y seguir así con casi todas las bolas. 

 

Como puedes ver, el Bingo ha evolucionado a lo largo de los siglos en sus usos y costumbres, lo cual lo hace más rico en matices. Cualquiera puede participar, y este hecho es profundamente democrático. Además, es un entretenimiento que posibilita la socialización y gusta porque contiene la emoción del suspense que solo se da en las partidas de azar. El usuario promedio tiene unos 45 años, pero los jóvenes comienzan a ser un nicho de mercado a tener en cuenta. 

 

Nunca olvides que hay que jugar para pasar un momento divertido en buena compañía, dejando de lado la finalidad única de ganar más dinero. Utiliza siempre el sentido común y la responsabilidad. ¡Diviértete con tus amigos y pasa un buen rato! 

 

En tombola.es dispones de una enorme oferta de juegos de bingo únicos, creados en exclusiva para ti. ¿Te los vas a perder?

 

operado por tombola International Malta Plc, autorizada y regulada por el Gobierno español